Almacenamiento y mantenimiento de ATV

Pocas cosas son peores que comprar un nuevo vehículo todo terreno, usarlo durante la temporada y guardarlo, solo para encontrar el carburador obstruido a principios de la siguiente primavera; o peor aún, ¡no encontrar el vehículo porque se lo robaron!

Utiliza esta práctica lista de verificación de mantenimiento y almacenamiento de vehículos todo terreno para asegurarte de estar debidamente preparado para una temporada de diversión y seguridad.

  • Selecciona el lugar correcto. Si es posible, guarda tu vehículo todo terreno en la cochera junto con tu auto. Asegúrate de bloquearlo y cubrirlo para evitar el riesgo de robo. Recuerda siempre incluir un seguro contra robo de vehículo todo terreno cuando llames a tu representante de GEICO para obtener una cotización de seguro de vehículo todo terreno porque las pólizas normales de propietario de vivienda rara vez cubren el costo de un vehículo todo terreno robado.

  • Drena el combustible, cambia el aceite e instala un filtro nuevo mientras inspeccionas si hay fugas. Evita las facturas por reparación asegurándote de que el motor reciba el mantenimiento adecuado durante el invierno.

  • Lava y lubrica todo el vehículo todo terreno. Elimina todo exceso de mugre y suciedad, luego lubrica las piezas para evitar la oxidación.

  • Toma una foto del vehículo todo terreno para documentar cualquier reparación y que puedas dar seguimiento al historial de tu vehículo todo terreno.

  • Revisa el equipo de protección. Reemplaza los cascos, guantes y otros equipos dañados o que te queden pequeños al final de cada temporada.

  • Inspecciona las llantas y los rines. Asegúrate de seguir los niveles de presión recomendados por el fabricante sin inflar demasiado o poco. Asegúrate de que los rines y las llantas estén en buenas condiciones. Reemplaza las llantas gastadas si es necesario, asegúrate de que las tuercas de los rines estén bien apretadas y revisa si hay cojinetes desgastados.

  • Inspecciona los frenos, los cambios de pie, el acelerador y los cables. Pon especial atención al buen funcionamiento y asegúrate de que los frenos funcionen correctamente.

  • Verifica si las luces, la bocina y otras funciones diversas están en buenas condiciones de funcionamiento.

Los consejos mencionados anteriormente son solo para uso informativo. Consulta el contrato de tu póliza de seguro para obtener información específica sobre tus coberturas y los términos, condiciones y exclusiones reales. Las declaraciones anteriores son de naturaleza general y pueden o no reflejar los términos reales de tu póliza de seguro.