Firma de un contrato de arrendamiento

¡Pon atención a los detalles!

Una vez que encuentres un apartamento o casa que sea adecuado para ti, el siguiente paso antes de mudarse es firmar un contrato de arrendamiento. ¡Siempre lee con cuidado tu contrato de arrendamiento! No te preocupes si haces esperar a alguien mientras lees cada palabra. Y asegúrate de prestar atención a los siguientes elementos antes de firmar en la línea punteada:

  • Aumento de la duración del arrendamiento y del alquiler. Es importante saber cuándo comienza y termina tu contrato de alquiler y si existen condiciones especiales para entrar y salir, como restricciones en el uso de elevadores y estacionamiento de camiones de mudanza. Además, asegúrate de averiguar lo que sucede cuando llega la fecha de fin del alquiler. Si se puede extender el contrato de alquiler, necesitarás saber por cuánto tiempo y si habrá aumentos de alquiler. Toma nota de la cantidad de tiempo con que debes dar aviso si necesitas cancelar el contrato de alquiler.
  • Depósitos. La mayoría de los contratos de alquiler incluyen depósitos de seguridad por adelantado, que con frecuencia equivalen a un mes de alquiler. Algunos también requieren depósitos adicionales para mudanzas, mascotas, daños y otros artículos, así que prepárate para lo que se espera que pagues por adelantado.
  • Pagos de alquiler y recargos por mora. Necesitarás saber dónde enviar los pagos del alquiler y en qué día del mes debes pagar. Muchos acuerdos incluyen un período de gracia (a menudo de cinco días) durante el cual los pagos de la alquiler se pueden realizar después de la fecha límite sin recargo. También puedes comprobar si los pagos se pueden realizar en línea. Asegúrate de saber con anticipación cuál es el cargo por pago atrasado para que estés preparado para cubrir el costo si te atrasas en un pago.
  • Administrador de inmuebles y reparaciones. Algunos edificios tienen administradores de propiedades o representantes de mantenimiento a los que debes contactar cuando se necesitan reparaciones, mientras que en otras unidades se espera que el inquilino ubique y contrate personal de servicio. Los propietarios generalmente cubren el costo de reemplazar los electrodomésticos grandes y las piezas y el servicio, pero en algunas unidades el inquilino es responsable de esos costos. Toma nota de si existe o no una expectativa de servicio para las reparaciones: ¿se solucionarán en 24 horas, 7 días, o qué? ¿Cuáles son los horarios del personal de mantenimiento? ¿Hay alguna tarifa por el servicio de emergencia? ¿Qué pasa cuando se cierra la puerta y no tienes la llave?
  • Utilidades. Averigua si el costo de los servicios como el gas, la electricidad y el agua están incluidos en el alquiler o si se espera que cubras esos costos. Además, verifica si la televisión por cable está incluida o no en el alquiler.
  • Condiciones de subarrendamiento. En el caso de que tú o un compañero necesiten dejar la unidad antes de la fecha de fin del contrato de alquiler, es importante saber si el acuerdo te permite o no subarrendar el espacio a un nuevo inquilino.
  • Examen de la propiedad. Asegúrate de haber examinado minuciosamente el apartamento o la casa antes de firmar. Asegúrate de que todos los electrodomésticos, grifos, plomería y enchufes eléctricos funcionen correctamente y que las puertas y ventanas se abran, cierren y aseguren. Además, busca cualquier daño existente y asegúrate de documentar cualquier daño en el contrato de alquiler o en el formulario de evaluación de daños. Esto ayudará si más adelante hay alguna disputa sobre daños.
  • Guarda una copia. Después de firmar el contrato de alquiler, asegúrate de guardar una copia en el archivo. Intenta volver a leer el contrato de alquiler periódicamente para estar familiarizado con todos los términos del contrato.

¿Te preguntas si necesitas un seguro de inquilinos? Bueno, ¿qué es lo peor que podría pasar? Más vale prevenir que lamentar.