Mantener tu vehículo seguro durante el mal tiempo

Prevención de daños por clima severo

A continuación se ofrecen algunas sugerencias para que tú y tu vehículo se mantengan seguros cuando hay amenaza de clima severo.

Huracán

Primero, toma las precauciones adecuadas para asegurarte de que tú y tu familia estén a salvo. Si aún tienes tiempo para hacer arreglos para proteger tu vehículo, sigue estos sencillos consejos:

  • Sé consciente del entorno de tu vehículo. Si es posible, aleja tu vehículo de árboles u otros objetos que puedan dañarlo en una tormenta.
  • También puedes proteger tu vehículo de la caída de objetos guardándolo en una cochera u otra estructura cubierta.
  • Para evitar daños por agua, es mejor mantener tu vehículo alejado de áreas bajas propensas a inundaciones.
  • Si es posible que uses tu vehículo para la evacuación, planifica tu ruta con cuidado, conserva el tanque lleno de gasolina y ten listos los suministros de emergencia.
  • Asegura todos los documentos importantes de tu vehículo, como el título y los documentos de registro, para ayudar a acelerar tu experiencia de reclamación.

Granizo

El granizo puede provocar grandes daños a tu vehículo en solo unos minutos, por eso es importante estar preparado. Estos son algunos consejos que pueden ayudarlos a ti y a tu vehículo a mantenerse seguros:

  • Familiarízate con los patrones climáticos que pueden producir granizo para que estés preparado.
  • Si hay pronóstico de granizo, protege tu vehículo moviéndolo debajo de una estructura cubierta.
  • Para evitar lesiones, no salgas una vez que comience una tormenta de granizo.
  • Si estás conduciendo cuando comienza a granizar y hay una estructura cubierta cerca, mueve tu vehículo de manera segura hacia ella. Si no puedes encontrar una estructura cubierta, estaciona tu auto a un lado del camino y espera a que termine la tormenta.
  • Si el granizo provocó una ventana rota, protege tu vehículo de daños mayores cubriendo la ventana con plástico u otro material.

Inundación/Lluvia intensa

Las inundaciones repentinas pueden ocurrir hasta 12 horas después de una fuerte tormenta. Saber qué hacer y cómo manejar situaciones posiblemente peligrosas puede significar la diferencia entre salvar o dañar tu vehículo. Sigue leyendo para obtener información sobre cómo prepararte y gestionar condiciones de lluvia o inundaciones intensas:

  • Si ves un charco grande o agua estancada, dale la vuelta o elige una ruta diferente. Podría haber un agujero profundo e incluso unas pocas pulgadas de agua pueden salpicar el motor y provocar daños incalculables.
  • La lluvia intensa puede dificultar que otros conductores te vean. Conserva las luces delanteras encendidas y conduce lentamente, sin perder de vista el tráfico que se aproxima.
  • Si vives en un área propensa a inundaciones, asegúrate de tener suficiente combustible y de conocer las rutas locales de evacuación.
  • Tómate el tiempo suficiente para frenar y hazlo con suavidad para evitar el hidroplaneo.
  • Familiarízate con los términos utilizados para describir los patrones climáticos y las advertencias:
    • Alerta de inundación: es posible que se produzcan inundaciones. Sintoniza la radio meteorológica de la NOAA, la radio comercial o la televisión para obtener información.
    • Alerta de inundación repentina: es posible que se produzcan inundaciones repentinas. Mantente preparado para trasladarte a un terreno más alto, escucha la radio meteorológica de la NOAA, la radio comercial o la televisión para obtener información.
    • Advertencia de inundación: ya hay una inundación o pronto se dará; si te aconsejan evacuar, hazlo de inmediato.
    • Advertencia de inundación repentina: se está produciendo una inundación repentina; busca de inmediato y a pie terreno más alto .
  • Visita Ready.gov para encontrar más consejos sobre lo que debes hacer antes, durante y después de una inundación.

Si tu vehículo se daña durante una tormenta

Puedes informar tu reclamación en línea o por teléfono al (800) 841-3000.