Cómo preparar tu auto para el invierno

¿Se acerca otra tormenta de invierno? Antes de correr a la tienda por el último galón de leche y la barra de pan, querrás asegurarte de que tu auto esté listo para luchar contra los elementos. Sigue estos consejos antes de aventurarte en el maravilloso país invernal.

  • Puesta a punto. Haz que tu mecánico revise las mangueras, bandas y anticongelante. Una manguera o banda débil puede romperse y dejarte varado, o una solución débil de anticongelante puede dejar que se congele y dañe tu sistema de refrigerante.
  • Revisa tu batería. Asegúrate de que la conexión de la batería de tu auto esté limpia, firme y libre de corrosión. La batería debe estar montada de forma segura. Si la batería tiene tres años o más, haz que la prueban y remplázala si es necesario.
  • Revisa la calefacción y el desempañante. Si la calefacción no funciona, probablemente te des cuenta. Pero, ¿qué pasa con los desempañantes delantero y trasero? Antes de enfrentarte a un parabrisas helado, enciende y apaga los desempañantes delantero y trasero para asegurarte de que estén funcionando.
  • Párale. Si tienes la mínima preocupación de que algo anda mal con tus frenos, haz que los inspeccionen de inmediato. Si tienes frenos antibloqueo, debes evitar bombear los frenos si comienzas a patinar. 
  • Haz revisar tu sistema de escape . Pídele a tu mecánico que verifique dos veces el sistema de escape en busca de fugas, que pueden emitir monóxido de carbono peligroso dentro de tu auto. Si te quedas atascado en la nieve y deseas hacer funcionar el motor y la calefacción, asegúrate de que el tubo de escape esté libre de nieve y abre una ventana para evitar la intoxicación por monóxido de carbono, que puede ser fatal.
  • Llene con líquido del parabrisas . El aguanieve y el barro salpicado en el parabrisas pueden ser un peligro para un conductor en invierno. Asegúrate de que el depósito de líquido del parabrisas esté lo suficientemente lleno y guarda un envase de repuesto en la cajuela.
  • Considera nuevas plumas limpiaparabrisas. Incluso si las plumas del limpiaparabrisas están en buenas condiciones, es posible que desees actualizar a una pala para nieve recubierta de hule que pueda soportar el peso adicional de la nieve húmeda. No son caras y podrían hacer que tu conducción en invierno sea mucho más segura a largo plazo.
  • Da un vistazo a tus llantas. Tus llantas deben tener una banda de rodada adecuada con "sujeción" para impulsarte por la nieve.
  • ¡Llénalo! Uno de los mejores consejos de conducción para el invierno es mantener el tanque lleno a más de la mitad en todo momento. Te ayudará a evitar la congelación en las líneas de combustible y te mantendrá más seguro en situaciones de clima invernal.