Cómo preparar tu auto para el invierno

Ya sea que el invierno sea su estación favorita o no, todos sabemos que llega todos los años. Aquí hay algunos consejos sobre cómo ayudar a preparar tu automóvil para los meses de invierno.

  • Ponte al día. Haz que tu mecánico revise los tubos, las cadenas y el anticongelante. Una manguera o cadena debilitada puede romperse y dejarte varado, o una solución débil de anticongelante puede helarse y dañar tu sistema de refrigeración.
  • Revisa tu batería. Asegúrate de que la conexión de la batería de tu automóvil esté limpia, firme y libre de corrosión. La batería debe estar montada de forma segura. Si la batería tiene 3 años o más, haz que la comprueben y cámbiala si es necesario.
  • Revisa la calefacción y el desempañante. Si la calefacción no funciona, probablemente te darás cuenta. Pero ¿qué pasa con los desempañantes delantero y trasero? Antes de enfrentarte a un parabrisas congelado, enciende y apaga los desempañantes delantero y trasero para asegurarte de que estén funcionando.
  • Date un respiro. Si tienes la más mínima preocupación de que algo va mal en tus frenos, haz que los inspeccionen inmediatamente. Si tienes frenos antibloqueo, debes evitar bombear los frenos si empiezas a deslizarte.
  • Revisa tu sistema de escape. Pídele a tu mecánico que revise minuciosamente el sistema de escape en busca de fugas, las cuales pueden emitir monóxido de carbono dentro de tu auto. Si te quedas atascado en la nieve y quieres poner en marcha el motor y la calefacción, asegúrate de que el tubo de escape esté libre de nieve y abre una ventana para evitar la intoxicación por monóxido de carbono, que puede ser mortal.
  • Llenar con líquido lavaparabrisas. El hielo y el barro salpicado sobre un parabrisas pueden ser peligrosos. Asegúrate de que el líquido limpiador está lleno y guarda una jarra de repuesto en el maletero.
  • Considera la posibilidad de cambiar las escobillas del limpiaparabrisas. Aunque las escobillas del limpiaparabrisas estén en buen estado, quizá quieras cambiarlas por unas recubiertas de goma para la nieve que puedan soportar el peso extra de la nieve húmeda. No son caras, y pueden hacer que tu conducción invernal sea mucho más segura.
  • Echa un vistazo a tus llantas. Tus llantas deben tener una banda de rodamiento adecuada con “adherencia” para impulsarte por la nieve.
  • Llena. Uno de los mejores consejos de conducción para el invierno es mantener el tanque lleno a más de la mitad en todo momento. Te ayudará a evitar la congelación en los conductos de combustible y te mantendrá más seguro en situaciones meteorológicas invernales.

Como siempre, asegúrate de tener la cobertura de seguro de auto adecuada. ¡Solicita hoy mismo tu cotización de seguro de automóvil rápida y gratuita!