Consejos de seguridad para motocicletas

¡Haz que la seguridad de conducir tu motocicleta sea tu máxima prioridad!

Manejar una motocicleta requiere habilidades diferentes a las que se requieren para manejar un auto; sin embargo, las leyes viales se aplican a todos los conductores por igual. Una combinación de educación constante, respeto por las leyes de tránsito y sentido común básico pueden ser de gran ayuda para reducir la cantidad de muertes relacionadas con accidentes de motocicleta al año. Es importante que comprendas algunos consejos básicos de seguridad para motocicletas a fin de asegurarte de que tu próximo viaje sea seguro.

Sigue estos consejos para una conducción segura:

Utiliza siempre un casco con careta o gafas protectoras.

Usar un casco es la mejor manera de protegerse contra lesiones graves en la cabeza. Un motociclista que no lleva casco tiene cinco veces más probabilidades de sufrir una lesión grave en la cabeza.

Usa equipo apropiado.

Asegúrate de usar equipo y ropa de protección que minimicen la cantidad de lesiones en caso de accidente o derrape. Usar ropa de cuero, botas con suelas antideslizantes y guantes puede proteger tu cuerpo de lesiones graves. Considera colocar cinta reflectante en tu ropa para que otros conductores te vean con más facilidad.

Sigue las normas de tránsito.

Respeta el límite de velocidad; cuanto más rápido vayas, más tiempo te llevará detenerte. Ten en cuenta las leyes de tránsito locales y las normas del camino.

Conduce a la defensiva.

No asumas que un conductor puede verte, ya que casi dos tercios de todos los accidentes de motocicleta son provocados por un conductor que viola el derecho de paso del motociclista. Debes siempre conducir con los faros encendidos, mantente alejado del punto ciego de los conductores, señala con mucha antelación cualquier cambio de dirección y mantente atento a los vehículos que dan vuelta.

Perfecciona tus habilidades de conducción por medio de cursos.

Completa un programa formal de conducción, obtén una licencia y toma cursos de conducir de vez en cuando para desarrollar técnicas y perfeccionar tus estrategias de conducción en las calles.

Mantente despierto y conduce sobrio.

No bebas y conduzcas, podrías provocar daños a ti mismo y a los demás. Además, la fatiga y la somnolencia pueden afectar tu capacidad de reacción, así que asegúrate de estar bien descansado cuando salgas a las calles.

Preparándote para conducir

Asegurarte de que tu motocicleta es apta para el camino es tan importante como conducir de forma segura. Si algo va mal con tu motocicleta, te conviene averiguarlo antes de salir. Para asegurarte de que tu motocicleta esté en buenas condiciones, verifica lo siguiente:

  • Llantas: verifica que no tengan grietas ni protuberancias, o signos de desgaste en las bandas de rodamiento (la baja presión de los neumáticos o cualquier defecto podría provocar una explosión).
  • Debajo de la motocicleta: busca señales de fugas de aceite o gasolina.
  • Faros, luces traseras y direccionales: prueba las luces altas y bajas (asegúrate de que todas las luces estén funcionando).
  • Fluidos hidráulicos y refrigerantes: debes revisar semanalmente los niveles.

Una vez que te subas a la motocicleta, lleva a cabo las siguientes revisiones:

  • Embrague y acelerador: asegúrate de que funcionen sin problemas (el acelerador debe retroceder cuando lo sueltas).
  • Espejos: limpia y ajusta todos los espejos para garantizar una visualización más nítida.
  • Frenos: prueba los frenos delanteros y traseros (cada freno debe sentirse firme y mantener la motocicleta inmóvil cuando se aplique por completo).
  • Claxon: prueba el claxon.

Obtén más consejos de seguridad para motocicletas de GEICO.