Aspectos de seguridad para casas rodantes (RV)

Para mantener tu seguridad en la carretera, debes tomar precauciones incluso antes de comenzar tu viaje.

Reconoce tu tamaño.

Muchos de los accidentes en el camino ocurren debido al tamaño y peso adicionales de las casas rodantes. Por ejemplo, los operadores conducen accidentalmente por debajo de un paso elevado sin suficiente espacio libre porque se olvidan de la altura adicional. Conoce la altura de tu casa rodante y tenla a la mano. Además, infórmate sobre los espacios libres de los puentes y túneles a lo largo de tu ruta, en especial en los caminos secundarios. Un atlas de caminos específico para conductores de casas rodantes o semirremolques puede ser de utilidad.

El mantenimiento es importante.

Una casa rodante segura desde el punto de vista mecánico será menos propensa a averiarse. Presta especial atención al mantenimiento. Haz una lista de verificación previa al viaje y realiza una inspección cada vez que te pongas al volante. Utiliza estos consejos de seguridad para garantizar el mantenimiento adecuado de tu casa rodante:

  • Inspecciona todas las bandas y mangueras en busca de grietas y reemplázalas cuando sea necesario.
  • Revisa los faros delanteros, los traseros y las direccionales.
  • Revisa que tus llantas tengan la presión de aire correcta y la profundidad de dibujo suficiente.
  • Revisa cualquier equipo de enganche o de remolque.
  • Revisa los extintores de incendios y las alarmas de humo.
  • Limpia la campana extractora de la cocina para evitar incendios provocados por grasa.
  • Asegúrate de que los alimentos estén bien guardados dentro de los gabinetes de la cocina.

Ten un plan por si algo falla.

Lleva siempre contigo tu teléfono celular y conoce los números de emergencia. También informa tu itinerario a familiares o amigos en caso de emergencia.

Haz ajustes según el clima.

Los fuertes vientos, la lluvia, la niebla y el hielo hacen que la conducción de casas rodantes sea peligrosa. Si es posible, planifica tu viaje para evitar el mal tiempo o considera el tiempo adicional para que puedas retrasar el viaje si es necesario.

Utiliza siempre los cinturones de seguridad.

Los pasajeros también deben abrocharse el cinturón. Las leyes no exigen que las casas rodantes tengan cinturones de seguridad en todas las áreas donde los pasajeros pueden sentarse, pero la seguridad es primero, así que abróchense el cinturón.

Las causas más comunes de accidentes de casas rodantes incluyen:

  • Incendios que ocurren por fugas de gas LP (propano).
  • Explosiones de llantas: por sobrecarga, llantas poco infladas o viejas.
  • Toldos y escalones para casas rodantes: no se guardan los escalones exteriores de la casa rodante antes de viajar o no se guarda correctamente el toldo durante el viaje y cuando el clima es variable.
  • Errores de conducción respecto a la altura y el espacio libre: las casas rodantes chocan contra puentes o voladizos de estaciones de servicio.
  • Sobrecarga: el peso mal distribuido puede provocar fallas en el frenado y la dirección.
  • Extensiones afuera: asegúrate de que las extensiones estén retraídas antes de arrancar.
  • Plagas de insectos o roedores: cuando la casa rodante se almacena durante cierto tiempo, los ratones, las ardillas y muchos otros roedores pueden mordisquear cables, plástico y mangueras en ella.

Para obtener más información sobre la seguridad de las casas rodantes, visita RV Safety & Education Foundation.