Evita los automóviles dañados por inundaciones

La Asociación Nacional de Concesionarios de autoes (NADA, por sus siglas en inglés) advierte a los consumidores que personas sin escrúpulos están restaurando autoes dañados por las inundaciones de Luisiana y Mississippi, alterando los títulos y vendiéndolos a compradores desprevenidos en estados distantes. Estos vehículos azotados por el huracán pueden parecer normales a primera vista, pero los problemas mecánicos y eléctricos pueden aparecer mucho después de que el vendedor se haya ido.

Aquí hay algunos consejos que pueden ayudarte a reconocer un auto dañado por una inundación:

  • Solicita un informe del historial del vehículo
  • Revisa bien la llanta de repuesto para ver si hay agua estancada
  • Ten cuidado si un auto huele a humedad o moho
  • Sospecha de los vehículos con alfombras recién lavadas
  • Busca arena, suciedad u óxido en los componentes debajo del cofre
  • Ten cuidado con los autos usados con tapicería nueva

Siempre tiene sentido que un mecánico de confianza inspeccione un vehículo usado antes de comprarlo.

Restaurar los autoes dañados por las inundaciones y revenderlos no es una nueva estafa: se vendieron autoes dañados después de los huracanes Floyd (1999) e Ivan (2004).