¿Comprar o arrendar? ¿Auto nuevo o usado?

¿Cual es la diferencia?

Uno de tus mayores compromisos financieros algún día puede ser conseguir tu propio vehículo. Incluso más allá de elegir la marca y el modelo adecuados para ti, debes decidir si deseas obtener un vehículo nuevo o usado. Si es nuevo para ti, también debes determinar si compras o arriendas. ¿Qué es lo mejor para ti?

Comprar un auto: financiar o en efectivo

Puedes comprar un auto en efectivo o por medio de un banco, cooperativa de crédito u otro prestamista mediante pagos mensuales. Por supuesto, si tienes el dinero, es posible que desees pagar en efectivo para no tener que pagar intereses por un préstamo. Si decides financiar tu vehículo, tendrás que cumplir con ciertas obligaciones del prestamista, como el pago inicial, las tasas de interés y hacer los pagos mensuales.

Financiar un auto significa pagarle a un prestamista pagos mensuales más intereses sobre ese préstamo, por lo que terminas pagando más por él de lo que pagarías si lo compras en efectivo. Si financias tu auto, lo más probable es que tu prestamista requiera cobertura integral y de colisión como parte del contrato de préstamo.

Arrendamiento

El arrendamiento implica pagar por usar el vehículo por un tiempo. La empresa de arrendamiento financiero o la institución financiera es la propietaria del vehículo, no tu. Aún tendrás que cumplir con las mismas obligaciones que tendrías si compraras tu auto por medio de un prestamista. Una vez que terminen los pagos de tu arrendamiento, tendrás la opción de devolver el vehículo al prestamista o comprarle el auto. Además, la mayoría de los contratos de arrendamiento limitan el millaje que puedes recorrer con el vehículo.

Te preguntas: "bueno, si tengo que comprarle el auto al prestamista después de hacer esos pagos para arrendarlo, ¿por qué no compro un auto usado para empezar?" Ese es un muy buen punto. La diferencia es que después de arrendarlo, tú conoces el historial del auto, cómo se ha mantenido y si es adecuado para ti o no. Al comprar un auto usado, confías en tu mecánico (a quien tendrás que pagar por el servicio a menos que tengas un amigo o familiar que sea mecánico) para detectar cualquier problema con el auto. Pero no nos adelantemos, sigue leyendo para obtener más información sobre cómo comprar un auto usado.

Compra de autos usados

Comprar un auto usado es una forma de ahorrar dinero. Ya sea que busques ofrecer por un auto en una subasta, comprar uno de manera personal o que pases con un concesionario, es importante investigar el auto y determinar cuánto estás dispuesto a gastar.

Antes de comprar un auto usado, pregúntate:

  • ¿Cuáles son los precios de las marcas y modelos semejantes? Investiga otros autos usados con características semejantes. Puedes ahorrar más y obtener más funciones si eliges otro modelo semejante a tu primera elección.
  • ¿Cuál es la historia del auto? Pregunta al vendedor sobre problemas de mantenimiento que haya tenido el auto y cualquier mantenimiento que pueda ser necesario en el futuro cercano en el vehículo, más allá de los cambios de aceite, etc. También pregunta si el auto ha tenido un accidente anterior o si ha estado en una inundación. VINCheck y CARFAX de la Oficina Nacional de Delitos de Seguros (NICB) tienen una base de datos en línea donde los consumidores pueden buscar y revisar vehículos previamente dañados. Los autos se pueden pulir para que se vean geniales, pero ese nuevo trabajo de pintura brillante o los tapetes nuevos pueden usarse para distraerte de los daños anteriores, daños por agua u otras pequeñas sorpresas. No te dejes engañar, investiga por ti mismo.
  • ¿Dónde está el título? El título de un vehículo es un documento legal, generalmente emitido por el Department of Motor Vehicles del estado, que establece quién es el propietario legal del vehículo. El Department of Motor Vehicles de tu estado puede ayudarte a determinar el historial del título del auto y cualquier nota como "salvage" (lo que significa que el vehículo sufrió daños tan graves en un accidente que el costo de las reparaciones en ese momento era mayor que el valor del vehículo) o "rebuilt" (lo que significa que alguien compró un vehículo recuperado y lo reparó hasta el punto en que podría volver a recibir un título y ser usado o vendido). Si ves las palabras salvage o rebuilt, es mejor correr en la dirección opuesta.
  • ¿Cuáles son las características de seguridad? Muchas aseguradoras ofrecen descuentos por funciones que reducen el riesgo de lesiones o robo. Verifica los mejores consejos de seguridad del Insurance Institute for Highway Safety (IIHS).
  • ¿Hay garantía?? Algunos autos usados pueden estar cubiertos por la garantía de fábrica. Puedes comunicarte con el fabricante para asegurarte de que puedes utilizar la cobertura. Asegúrate de tener el VIN del auto o el Número de identificación del vehículo disponible cuando realices la llamada.
  • ¿Cuál es el millaje? Con frecuencia se determina el valor del auto por la cantidad de millas en el odómetro. Si estás buscando comprar un auto de alto millaje, haz que un mecánico inspeccione el vehículo con mucho cuidado en busca de piezas que puedan haberse dañado durante la vida útil del auto.

Si terminas comprando un auto más antiguo, es posible que no desees obtener cobertura de colisión, ya que podrías pagar más por la primas de lo que vale el auto. Sin embargo, es un acto de equilibrio, si el auto es pérdida total y no tienes cobertura de colisión, tendrás que reemplazarlo tú mismo.

Si aún necesitas ayuda con tu investigación, GEICO ofrece un servicio de compra de auto que te ayudará con información, herramientas y un precio inicial bajo. El Servicio de compra de auto puede ayudarte a conocer otros recursos que puedes utilizar para comprar un auto de manera fácil.

Ten en cuenta:

Lo anterior se entiende como información general y como descripciones generales de la póliza para ayudarte a comprender los diferentes tipos de cobertura. Estas descripciones no se refieren a ningún contrato de seguro específico y no modifican ninguna definición expresamente establecida en ningún contrato de seguro. Te recomendamos que hables con tu representante de seguros y leas el contrato de tu póliza para comprender completamente tus coberturas.